//
estas leyendo...
Curiosidades

La curiosidad cambia el cerebro para que aprendamos mejor

La curiosidad cambia el cerebro para que aprendamos mejorUn nuevo estudio de la Universidad de California sugiere que cuando se despierta nuestra curiosidad, los cambios en el cerebro nos alistan para aprender no solo sobre el tema en cuestión, sino también para cualquier otro tipo de información.

El neurocientífico Charan Ranganath y sus colegas pidieron a 19 participantes que revisen más de 100 preguntas, y que califiquen cada una en términos de qué tan curiosos se sentían frente a la respuesta.
A continuación, cada persona revisó 112 preguntas. La mitad los intrigó fuertemente y el resto no les interesó. Mientras, los investigadores escanearon la actividad cerebral utilizando imágenes de resonancia magnética funcional.

Durante las sesiones de escaneo los participantes leían una pregunta y esperaban 14 segundos y veían la foto de una cara totalmente ajena a la pregunta antes de ver la respuesta. Después, los investigadores evaluaron a los participantes a ver qué tan bien podían recordar y retener tanto las respuestas como las caras que habían visto.

Ranganath y sus colegas descubrieron que un mayor interés por algún tema ayudaba a predecir no sólo un mejor recuerdo para la respuesta, pero también para la foto sin relación que la había precedido.

En el seguimiento a la prueba que se hizo un día después se encontraron los mismos resultados: la gente podía recordar mejor una cara si estaba precedida de una pregunta intrigante. De alguna manera, la curiosidad preparaba el cerebro para el aprendizaje y la memoria a largo plazo de manera más extensa.

Los resultados remiten a la obra del neurocientífico James McGaugh, que descubrió que la activación emocional puede reforzar ciertos recuerdos. Pero, como los investigadores revelan en Neuron, la curiosidad involucra diferentes vías muy distintas.

Con las imágenes
Se descubrió que la actividad cerebral durante el período de espera antes de una respuesta ayudaba a predecir el rendimiento de la memoria posterior. El cerebro cambió en este lapso.

La actividad cerebral aumentó en dos regiones del cerebro medio: el área tegmental ventral y el núcleo accumbens.

Estas regiones transmiten la dopamina, una hormona que ayuda a regular la sensación de placer y recompensa. Esto sugiere que, antes de la aparición de la respuesta, la avidez del cerebro ya estaba aplicando el sistema de recompensas. “Esta previsión fue muy importante”, dice Ranganath. Mientras más curioso se mostraba un individuo, su cerebro activaba con más fuerza esta red anticipatoria.

Las mentes curiosas mostraron mayor actividad en el hipocampo, que está involucrado en la creación de recuerdos. El grado en que las vías del hipocampo y de la recompensa interactuaron podían predecir la capacidad para recordar las caras de la prueba.

El sistema de recompensa cerebral parece preparar el hipocampo para el aprendizaje.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El Metronews en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: